octubre 22

0 comments

La Gestión de Personas: ¿responsabilidad de todos?

Acabo de leer un artículo  que comienza así:

¿Por qué en muchas empresas, cuando se pregunta a managers o empleados cosas como, "¿quién se ocupa del desarrollo del talento?" , Te responden: "los de Recursos Humanos" , o si preguntamos,  "¿quién se ocupa del   bienestar  de las personas? " , Responden nuevamente:  "Recursos Humanos".

Me dedico a RRHH (o mejor dicho a la gestión de personas ) desde hace más de 15 años y siempre he apostado por aquellas empresas en las que:

  • El área de  Recursos Humanos se considera una función estratégica para el desarrollo y planificación estratégica de los objetivos de la empresa.
  • Las funciones de dicha área sean responsabilidad de todos porque eso significará que se encuentra integrado en la cultura de la empresa y de este modo, podrá aportar un valor añadido que redunde en beneficios directos para la propia compañía.

Como ya he comentado alguna vez, siempre he considerado que uno de los momentos más complicados en la carrera profesional de cualquiera de nosotros es cuando pasamos de trabajar "solos" a tener un equipo a nuestro cargo. Y es que ejercer de líder pasa por gestionar personas .

Ya claro, Patricia, obvio.

Pues os aseguro que me topado con más de uno y más de dos supuestos "jefes" de equipo cuya última preocupación eran, precisamente, las personas de su equipo.

¿Cómo?

Si, tal y cómo lo cuento. Antes de las personas, están los objetivos, los resultados, los informes, el vigilar que están los reportes (y ay de ti si no están! ...), ect, ect, ect ...

¿Te resulta familiar?

El problema pasa porque en muchas empresas se sigue funcionando en silos: esto es "Que tu mano derecha no sabe lo que hace la izquierda" . O en otras palabras, el equipo de marketing no tiene ni idea de lo que hace el de compras y éste nada sobre lo que hace el de finanzas… y así sucesivamente.

Y, al final, cada uno de ellos sólo habla de "lo suyo", de "sus temas", en "su lenguaje", porque para qué me voy a preocupar por lo que hacen los demás o por tratar de entender lo que les pasa o de si tienen algún problema…

Para eso está Recursos Humanos, ¿no?

Si alguien tiene un problema, pues que vaya a “personal”, si tiene que quejarse de algo, que se lo cuente "al de RRHH",…

Y digo yo, ¿es que su jefe, sus compañeros, los otros jefes, las personas de otros equipos, el / la CEO,… no tienen nada que decir? ¿Nada que aportar?

Según el Manifiesto Agile :

Individuos e Interacciones Sobre Procesos y Herramientas.

Y tienen más razón que un santo.

Las PERSONAS son lo primero, son el ALMA de las empresas. Y son RESPONSABILIDAD DE TODOS, no sólo de RRHH. (@conpdepersonas)

Haz clic para tuitear

Cada jefe / líder de equipo debe ejercer su liderazgo de manera sistémica, global. Porque, seamos sinceros:

¿A quién le impacta que una persona esté desmotivada?

¿A quién le impacta que la evaluación haya sido un mero "trámite"? 

¿A quién le impacta que el ambiente de trabajo sea bajo, o incluso tóxico?

Cuando seguimos haciendo responsables de estas respuestas sólo a Recursos Humanos, nos equivocamos de pleno.

Lo primero de todo: impacta a cada uno de los colaboradores, impacta al manager, pero también a los resultados, a la calidad de servicio y del producto, al coste indirecto por la alta rotación,…

Entonces, ¿Por qué seguimos haciendo responsable a "otro" de que las personas estén bien, de que los "temas" de personas son sólo responsabilidad de RRHH?

Un líder de equipo, para conseguir una verdadera transformación (hablaré de liderazgo transformacional en un próximo post), debería:

  1. Fomentar la participación creativa en la empresa, aportar sus opiniones e ideas para mejorar los procesos y resultados de la organización.
  2. Creer y motivar a los miembros de su equipo. Saber cómo orientarles para que cada persona saque lo mejor de sí mismo.
  3. Preocuparse por los demás. Es capaz de establecer vínculos personales con cada miembro de su equipo, lo que favorece el compromiso de su equipo hacia él y hacia la compañía.
  4. Inspirar a los miembros de su equipo. Convertirse en fuente de inspiración para sus seguidores y un modelo a seguir.
  5. Afrontar riesgos sin temor. El objetivo final es la transformación de la empresa. Adaptarse a los nuevos cambios y necesidades del mercado, de manera continua.

Así que, apliquémonos el cuento.

TODOS. 

Desde el primero hasta el último, somos responsables de las PERSONAS que trabajan en la organización. Sólo así conseguiremos hacer crecer organizaciones CON ALMA  en las que merezca la pena trabajar.


Más contenido de interés

Transformación Digital o Cultural: ¿por dónde empiezo?

La mitad de la cara

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}